Un rasgo clave y diferenciador de nuestro centro es nuestra Unidad de Andrología. La figura del andrólogo en una unidad de reproducción es fundamental ya que mejora la tasa de gestación espontánea y también el rendimiento de las técnicas de reproducción asistida.

Seminograma citomorfológico

El seminograma citomorfológico puede aportarnos una información muy valiosa sobre las expectativas de fecundidad, los problemas y las patologías de los órganos genitales masculinos.

El análisis del semen se considera el estudio básico e inicial para orientar la investigación de la infertilidad masculina. Se evalúa la concentración, la movilidad, la vitalidad, la supervivencia y la morfología (forma) de los espermatozoides. También valora la maduración de los núcleos espermáticos y características macroscópicas como el aspecto, viscosidad, licuefacción y el volumen seminal.

Test de capacitación espermática

La selección espermática consiste en limpiar el plasma seminal, extraer la contaminación de células no espermáticas y capacitar a los espermatozoides para que sean fértiles y valorar su comportamiento en el laboratorio. La finalidad del proceso diagnóstico es adecuar la técnica de selección idónea para cada eyaculación. Una vez definida la selección, procedemos a su aplicación, siempre que la decisión terapéutica permita avanzar con las técnicas de reproducción asistida. En el laboratorio de Fertilab, disponemos de una serie de métodos para separar, con la mayor brevedad y eficacia posibles, los espermatozoides del plasma seminal.

Cultivo y supervivencia del espermática

La evaluación del periodo de supervivencia espermática y su movilidad 24 horas después de la eyaculación, es un importante indicador de su función y un factor pronóstico, no exclusivo, de la fecundación ovocitaria (se relaciona la baja tasa de supervivencia espermática a las 24 horas con un fracaso o disminución de la tasa de fecundación o fallo de FIV. Una tasa baja de supervivencia también puede asociarse con una mayor fragilidad, muchas veces relacionada con la presencia de una elevada concentración de espermatozoides apoptóticos (proceso de envejecimiento programado que conduce a la muerte celular) o con el ADN fragmentado.

Fragmentación del ADN de los espermatozoides

La fragmentación del ADN en los espermatozoides podría ser la explicación de un elevado porcentaje de casos en los que la infertilidad no queda diagnosticada. Dicha fragmentación puede tener un papel trascendental en el fracaso de la fertilización, en la detención del desarrollo embrionario y en las gestaciones no evolutivas. Un 25% de espermatozoides con el ADN fragmentado, condiciona que la probabilidad de conseguir un embarazo mediante fecundación natural o con técnicas de reproducción asistida es inferior a un 1%.

El espermatozoide, como todas las células, aprovecha sus nutrientes de los procesos de oxidación, mediante los que obtiene la energía para mantener sus funciones. Un exceso de oxidación produce radicales libres; éstos provocan un estrés oxidativo que lesiona su membrana y en consecuencia, la fragmentación y la ruptura del ADN del espermatozoide. A mayor número de lesiones, menor será la integridad del material genético, y menor la capacidad de fecundación y las posibilidades de un embarazo evolutivo.

Existen una serie de factores y patologías que pueden desencadenar estrés oxidativo y un elevado nivel de fragmentación del ADN de los espermatozoides y, por tanto, reducir su capacidad de fecundar:

·Exposición a temperaturas elevadas
·Aumento de la temperatura corporal
·Inflamaciones testiculares
·Daño producido por la quimioterapia y radioterapia
·Daño producido por la exposición a tóxicos (principalmente el consumo de tabaco)
·Presencia de varicocele (varices testiculares)
·Infecciones de la vía seminal
·Estrés
·Alteraciones del sueño

Selección de espermatozoides por separación magnética por columnas de Anexina (MACS)

La presencia de una elevada cantidad de espermatozoides con la membrana plasmática alterada y el ADN fragmentado, tiene un impacto negativo en la fertilidad. Por este motivo, disponer de un método de filtrado molecular eficaz, la separación espermática magnética por columnas de anexina V (MACS), capaz de seleccionar una población de espermatozoides sana, supone una revolución en los tratamientos de fertilidad. Más información

Ecografía (Eco-Doppler) testicular

La ecografía es una prueba que consiste en la emisión de ultrasonidos, mediante una sonda, que se reflejan y retornan en forma de imagen. Las imágenes se obtienen a tiempo real y permiten observar el movimiento de los órganos y el flujo sanguíneo (eco-Doppler). La realización de una ecografía testicular no requiere ninguna preparación especial. Es la primera prueba diagnóstica que hacemos a los pacientes que presentan dolor e inflamación testicular, una masa palpable o un traumatismo. La ecografía es también una exploración obligatoria en el estudio de fertilidad masculina, puesto que nos permite evaluar inmediatamente la presencia de varicocele, una alteración de las venas testiculares que se asocia frecuentemente a problemas de fertilidad.

Varicocele

El varicocele es la dilatación de las venas del cordón espermático que drenan el testículo. Puede aparecer hasta en un 40% de pacientes con esterilidad. Se asocia con molestias testiculares. El diagnóstico se realiza mediante una exploración física, aunque el eco-Doppler es útil, puesto que detecta el flujo sanguíneo venoso anómalo que se asocia al varicocele.

En los casos asintomáticos, o de bajo grado, se recomienda tratar el varicocele, porqué hay evidencias que demuestran una mejora de la fertilidad (tanto espontanea como con técnicas de reproducción asistida). El varicocele se suele tratar mediante cirugía. Es una técnica quirúrgica sencilla, ambulatoria y con anestesia local, que presenta una tasa de éxito muy elevado.

Deferentovesiculografía

La deferentovesiculografía es una radiografía dinámica de la vía seminal con contraste, que permite diagnosticar su obstrucción y su nivel. Está indicada en los casos de hipospermia (volumen seminal bajo) con azoospermia y conductos deferentes palpables (indicio de obstrucción de los conductos eyaculadores) o cuando hay antecedentes que puedan indicar una posible obstrucción deferencial (cirugía engonal y escrotal, tuberculosis genital, etc…) La vía seminal puede obstruirse en cualquier nivel, desde en su segmento intratesticular hasta el conducto eyaculador introprostático, pasando por el epidídimo, el conducto deferente y las vesículas seminales. La vía seminal puede obstruirse debido a un proceso inflamatorio, genético, traumático, neoplásico, iatrogénico o quirúrgico (vasectomía).

Biopsia testicular

La biopsia testicular es un procedimiento quirúrgico que permite extraer pequeños fragmentos de tejido, ya sea para el estudio diagnóstico o bien para la obtención de espermatozoides en aquellos casos en los que no se pueda obtener el eyaculado.
Biopsia testicular diagnóstica: Habitualmente se practica para encontrar la causa de la infertilidad masculina, cuando el seminograma sugiere la presencia de problemas secretores (producción de espermatozoides) o de alteraciones genéticas.
Biopsia testicular terapéutica (Técnicas quirúrgicas de extracción de espermatozoides): Cuando un hombre produce espermatozoides pero éstos, ya sea por obstrucción o por una alteración genética, no aparecen en el eyaculado, podemos proceder a su obtención quirúrgica. Su extracción del epidídimo se hace mediante la técnica MESA (Microsurgical Epididimary Sperm Aspiration); si los obtenemos de la pulpa testicular, la técnica se denomina TESE (Testicular Sperm Extraction).

Estudios citogenéticos

El análisis cromosónico se utiliza en el diagnóstico de un gran número de patologías humanas. Las alteraciones numéricas y estructurales de los cromosomas se asocian a diferentes aspectos de la patología, entre ellos, la infertilidad masculina.

Los problemas de fertilidad ¿pueden ser debidos a alteraciones genéticas?

Los hombres infértiles pueden presentar anomalías de apareamiento, sinapsis o recombinación de los cromosomas meióticos y/o alteraciones en la dotación cromosómica de los espermatozoides resultantes. Por esta razón, los protocolos de análisis de la infertilidad masculina incluyen estudios citogenéticos de la meiosis en muestras de tejidos testiculares y/o estudios de hibridación in situ fluorescente (FISH) de espermatozoides en muestras de semen. Conviene estudiar siempre el cariotipo y, en algunos casos, será también necesario la criba de microdeleciones del cromosoma Y y de la fibrosis quística.

¿Podemos saber qué gen es responsable de una patología?

Cada día se incrementa más el número de patologías originadas por anomalías genéticas. En algunas de ellas se puede identificar el gen alterado para después identificarlo en el embrión (DGP – Técnica de Diagnóstico Genético Preimplantacional) y seleccionar los embriones libres de alteración para asegurar una descendencia sana que no pueda sufrir ni transmitir la patología en cuestión.

CONTACTA CON FERTILAB

Para más información sobre el estudio de fertilidad, pide tu cita rellenando el formulario. Nos pondremos en contacto contigo lo antes posible.

He leído y acepto las condiciones legales*