La fertilidad (y un menú) para dos - Fertilab

La fertilidad (y un menú) para dos

La mesa puesta. Dos comensales. Él y ella. Tienen algo en común: la ilusión de ser padres. Si la fertilidad se vive en pareja, la dieta también se debe adaptar a sus dos miembros. Sabemos que el exceso y el defecto del peso dificultan el embarazo. Además, los componentes de la dieta son fundamentales para lograrlo. Todo influye. Tanto los ingredientes que se quedan por el camino como los que nos sacian el apetito. El artículo de hoy es para leer entre los dos. Para compartir en el día a día. En definitiva, para mejorar la fertilidad de la pareja.

Empezamos por la mujer. En su caso, se recomienda incluir, especialmente:

  • Vitaminas A, C y E y manganeso: se encuentran en las frutas y hortalizas. Son importantes porque actúan como antioxidantes.
  • Vitamina B: productora de hormonas y necesaria para la fecundación, la llegada del óvulo al útero y el desarrollo del bebé. Ayuda a regular el nivel de estrógenos en la fase lútea del ciclo menstrual. Se encuentra en legumbres, cereales, plátanos, huevos, sardinas y cordero.
  • Fibra: los alimentos integrales también son esenciales. En el proceso de refinamiento del grano se pierden hasta unos 17 nutrientes que estimulan la fertilidad. Por eso, es recomendable incluir en tu dieta alimentos como los cereales integrales, tostadas de pan de trigo o raciones de pasta integral. Además, reducirás los riesgos de desarrollar el síndrome del ovario poliquístico.
  • Hierro: importante para la formación de glóbulos rojos.  Lógicamente, si se dispone de poco hierro al principio del embarazo, habrá más posibilidades de sufrir anemia.
  • Ácidos grasos omega 3: para una fertilidad óptima se recomienda ingerir unos 350g semanales de pescado bajo en mercurio (langostino, atún claro enlatado o salmón).
  • Proteínas: al menos 85 g al día (pescados, frutos secos y legumbres) para que tanto la madre como el feto noten sus beneficios en la primera etapa del embarazo.
  • Calcio: para proteger los huesos, tanto los tuyos como los de tu bebé.
  • Potasio: durante el embarazo, aumenta la cantidad de sangre así que es necesario este mineral que influye en la formación de las células sanguíneas.

 

En un 40% de los casos, tras la fertilidad hay una causa masculina. Gracias a una dieta equilibrada y variada se puede mejorar la calidad del esperma. Los nutrientes influyen por lo que, si nos referimos a la dieta del hombre, no pueden faltar:

  • Vitamina A: como en el caso de la mujer, se trata de uno de los mejores antioxidantes. Protege el sistema reproductor masculino.
  • Vitamina C: mejora la movilidad de los espermatozoides.
  • Vitamina E: otro de los antioxidantes que incrementa la calidad del esperma.
  • Zinc: los bajos niveles pueden reducir el volumen de semen y el nivel de testosterona.

En Fertilab contamos con una unidad de Andrología que ofrece un diagnóstico clínico y patológico de la calidad de los espermatozoides. La intervención del andrólogo en el estudio y tratamiento de la fertilidad de una pareja, mejora la tasa de gestación espontánea así como el rendimiento de las técnicas de reproducción asistida.

La mujer suele cuidarse más antes de iniciar un tratamiento de fertilidad. Sin embargo, él también debería concienciarse y mejorar su dieta. Desde el desayuno a la cena. Cada plato es una oportunidad para mejorar la ovulación, la calidad del esperma, la fertilidad y el desarrollo del bebé. Cada plato se debe aliñar con salud.

Leave a Reply

Solicite información