¿Cómo puedes cuidar tu suelo pélvico? - Fertilab

¿Cómo puedes cuidar tu suelo pélvico?

El suelo pélvico es un conjunto de músculos y ligamentos que cierran la cavidad abdominal en su parte inferior. Si no protegemos esta zona, se puede debilitar con el tiempo y dejar de cumplir su función de apoyo a los órganos que rodean la pelvis: vejiga y uretra, vagina y útero, y recto. Además, hay muchas alteraciones de la sexualidad que tienen precisamente su origen en la disfunción del suelo pélvico. Si no son diagnosticadas adecuadamente, alterarán nuestra actividad sexual y afectarán a nuestra salud en general.

¿Los reconoces? Los principales síntomas de debilitamiento de la zona son:

  • Dolor o malestar vaginal.
  • Amplitud vaginal.
  • Incontinencia de orina.
  • Dolor durante las relaciones sexuales.

Las disfunciones del suelo pélvico se convierten en problemas de salud, en muchos casos ocultos, que deterioran la calidad de vida, la autonomía y repercuten negativamente en el ámbito psicosocial, laboral, afectivo y sexual.

Principales factores de riesgo

  • Embarazo.
  • Parto vaginal.
  • Edad.
  • Obesidad.
  • Levantar peso con regularidad.
  • Deportes de alto impacto.
  • Cirugía ginecológica.
  • Sedentarismo.

Ejercicios para mejorar el suelo pélvico

Se trata de una de las dolencias más comunes que aparece especialmente después de haber dado a luz. Pero, con el tratamiento adecuado, se puede llevar a cabo su rehabilitación.

El masaje perineal es una opción. En este caso, el objetivo es devolver la elasticidad al suelo pélvico durante el embarazo para evitar desgarro. De hecho, esta es una de las etapas en la que más se debe proteger esta zona.  Si conservamos un buen estado de la musculatura, evitaremos pérdidas de orina y nos aseguraremos una rápida recuperación del parto.

Háblalo con tu ginecólogo y ponte en manos de profesionales de la fisioterapia para prevenir posibles complicaciones.

Otra recomendación son las contracciones voluntarias de los músculos del suelo pélvico.  Son los denominados ejercicios de Kegel que cada vez se practican más. Algo tan sencillo como las contracciones y relajaciones sucesivas conseguirán fortalecer esta zona corporal. Por cierto, se deben hacer unas 15 veces diarias y el ritmo debe alternar momentos de rapidez y lentitud.

Si realizas estos ejercicios durante tu embarazo, protegerás el suelo pélvico y lo prepararás para el momento del parto. Lo único que necesitas es un poco de tiempo para incorporar esta actividad a tu rutina diaria. No aceptes el dolor como algo normal y asociado al posparto. La prevención y estas recomendaciones serán tus aliadas. Y tú, quién notará los beneficios. Y es que cuidarse, sienta bien.

Leave a Reply

Solicite información