El humo, lejos de la fertilidad - Fertilab

El humo, lejos de la fertilidad

El tabaco y la fertilidad no se llevan bien. A estas alturas, todos sabemos que fumar es perjudicial para nuestra salud. Según la OMS, el tabaco mata cada año a casi 6 millones de personas, de las que más de 5 millones son consumidores del producto y más de 600.000 son no fumadores expuestos al humo de tabaco ajeno. El cáncer o las enfermedades cardiovasculares y respiratorias son solo algunos de los efectos que puede producir su consumo en nuestro cuerpo.

Beneficios al dejar de fumar

  • Más vitalidad
  • Los niveles de oxígeno se normalizan
  • La circulación sanguínea mejora
  • Se reduce el riesgo de infarto
  • Mejora tu fertilidad.

Sí, has leído bien. Tu fertilidad. Por eso hoy, concretamente, queremos hacer hincapié a los efectos del tabaco en la salud reproductiva. Y es que la nicotina produce alteraciones en la fecundidad de las mujeres que fuman, dificultando sus posibilidades de concebir.

En los casos en los que finalmente se consigue el embarazo, hay un mayor riesgo de abortos espontáneos o complicaciones, como desprendimientos de placenta. Además, la exposición prenatal al tabaco se asocia con el desarrollo de malformaciones en el feto, obesidad, problemas respiratorios y trastornos de comportamiento. Por otra parte, un estudio publicado en Human Reproduction concluye que fumar pone en riesgo la fertilidad del futuro bebé. Durante las primeras semanas de gestación, se desarrollan los órganos sexuales del feto. Se trata de un periodo muy sensible en el que los factores externos como el humo del tabaco influyen en su funcionalidad a largo plazo.

Si hablamos de tratamientos de reproducción asistida, el tabaco también afecta a su evolución y resultados. Así en los casos de fecundación in vitro, las mujeres que fuman necesitan más medicación para conseguir la estimulación ovárica y una de las principales consecuencias es una tasa de éxito menor.

El efecto que causa el tabaco es comparable a tener diez años más. La calidad ovocitaria y embrionaria empeora en cada cigarrillo.

El tabaco y la fertilidad de ellos

En el hombre, la nicotina también afecta a su capacidad reproductiva, reduciendo la densidad y la velocidad del esperma.  Es más, los fumadores tienen una disminución de hasta un 75% en su fertilidad en comparación con los no fumadores.

Lejos del humo

La situación empeora si, además del tabaco, existen otros factores que pueden causar infertilidad, como pudieran ser el consumo excesivo de alcohol, la cafeína o sustancias químicas con las que estamos en contacto diario.

Te recordamos que junio es el mes de la fertilidad y, el tabaco, es el peor enemigo. Por eso, nuestra recomendación es evitar su consumo lo antes posible. No nos faltan razones para alejarnos del humo. Tu embarazo. Tu hijo. Tu sueño.

Leave a Reply

Solicite información