Ella

Hacer una dieta errónea durante el embarazo puede afectar al bebé

  • Compartir

Los nueve meses de embarazo es una etapa en la que la mujer tiene que estar preparada mentalmente y medir cada decisión que toma. El cuerpo experimenta cambios tanto por fuera como por dentro y demanda necesidades a la mujer, ya que hay otro ser vivo creciendo en su interior. Durante este periodo, la embarazada debe incrementar el consumo de energía, proteína, carbohidratos, grasas saludables y vitaminas.

Esto no significa comer por dos, ya que el incremento abusivo de calorías en el organismo produciría un efecto negativo en la salud de la mujer. Por otro lado, hay otras embarazadas que no están preparadas para ver su cuerpo engordar y pueden llegar a obsesionarse tanto que se alimentan de una dieta con pocos nutrientes. Esto podría poner en grave peligro la salud del bebé. En este caso, es el médico el que llevará el control de cuántas calorías necesita conseguir o perder según el metabolismo de cada mujer.

La Universidad de Southampton realizó un estudio en el que se demostraba que los niños de las madres que habían llevado una dieta estricta sin aquellos nutrientes necesarios, padecían debilidades en las paredes de las arterias, con mayor probabilidad de sufrir ataques de corazón o derrames. Además, pueden llegar a desarrollar enfermedades como espina bífida, arteroesclerosis o parálisis cerebral. El estudió demostró que cuanto menos nutrientes ingería la madre, más débiles eran las paredes arteriales de los niños.

Existen alimentos que son imprescindibles durante la etapa del embarazo y que llevan los nutrientes necesarios para la madre y para el bebé. Durante el primer trimestre es muy recomendable tomar suplementos de ácido fólico y de hierro. Está demostrado que el ácido fólico disminuye el riesgo de defectos del tubo neural y ayuda a reducir la anemia. Los alimentos ricos en este suplemento pueden ser vegetales de hoja verde, germen de trigo, la soja o las pipas de girasol.

Según los expertos, el yodo es fundamental durante todo el embarazo y también en el periodo de lactancia. Este oligoelemento se puede encontrar en productos lácteos, pescado, mariscos y vegetales marinos. El yodo es importante en los casos de mujeres con tiroides.

Ingerir ácidos grasos omega 3 también es importante para disminuir el riesgo de parto pretérmino e hipertensión, además ayuda al desarrollo del sistema nervioso central y de la vista. El salmón, las sardinas, los boquerones o el atún, son algunos de los alimentos donde podemos encontrar este suplemento.

Recent Posts